Salud mental, un privilegio que debería estar al alcance de todos.

 

 

 

¿Por qué España necesita mejorar en salud mental?

 

Por desgracia en este y muchos países la salud mental se ha convertido en un privilegio que no está al alcance de todos. Actualmente, la sanidad pública española tiene un servicio de psicología clínica que está sobrecargado por la gran demanda de pacientes y la poca cantidad de profesionales que pueden atenderles. Sin ir más lejos, la cifra óptima o mínima que tendría que tener la salud pública tendría que ser de 4 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes. Actualmente hay 2 por cada 100.000, dependiendo de dónde vivas, puesto que Galicia cuenta con 1,2 mientras que el País Vasco cuenta con 4,9, según la sociedad Española de Psiquiatría AEN. Con frecuencia nos topamos con el siguiente pensamiento: si hay tan pocos psicólogos, será porque no se necesitan tantos. Pero nada más lejos de la realidad: recientes estudios han determinado que 1 de cada 5 personas sufren algún tipo de trastorno mental. 

 

Con lo cual, se puede llegar a pensar, conociendo estos datos, que se harán ciertos cambios y ajustes para poder incluir un mayor número de psicólogos en la sanidad pública. Por desgracia, nuevamente estamos equivocados: en la convocatoria para la formación de Sanidad especializada, el PIR (Psicólogo Interno Residente) cuenta con la ratio de solicitudes más alta de todas las plazas ofertadas. En particular, hay 1 plaza por cada 31 psicólogos que se presentan. Para contextualizar este dato, en medicina la ratio es de 2,22, en enfermería es 11,17 y en farmacia 5,27. Esto no revestiría importancia si no fuera porque la depresión es la primera causa de baja laboral y el suicidio es la primera causa mortal externa al cuerpo matando a un 4% de la población de nuestro país. 

 

Esto ha hecho que la sanidad pública en el área de salud mental sea muy precaria y, aunque cuentan con los mejores profesionales, estos no tienen el tiempo para atender de forma adecuada a sus pacientes, lo que empuja a muchos pacientes al sector privado donde los costes promedio de un psicólogo privado actual ronda entre los 60 y los 80 euros por sesión, siendo cada sesión de 50 o 60 minutos. Estos psicólogos cuentan con una atención más personalizada y atención propia de una terapia psicológica. Sin embargo, los costes como puede observarse son altos y no se encuentran al alcance del bolsillo de todo el mundo. 

 

 

 

¿Por qué decidí ser psicólogo de precio moderado?

 

Para comenzar, hay que recordar que ser psicólogo de precio moderado no significa ser peor que otro psicólogo privado. Lo único de lo que informa, en mi caso, es de mi concienciación sobre la situación actual de este país. Por esta razón, he decidido bajar mis precios y con ello hacerlos más accesibles para todas las personas. Como profesional estoy dedicado y obligado a ofrecer a mis pacientes la mayor y mejor atención psicológica, con las técnicas y terapias que estén científicamente validadas y que mejor se acoplen a cada paciente. Este compromiso hace que como profesional solo pueda ofrecer lo mejor que tengo como profesional de la salud mental. 

 

Mi forma de trabajo consiste en que el paciente elija 1 de las 3 opciones de consulta que ofrezco. Cada una tiene un precio determinado debido al coste que esta misma conlleva:

 

 

1. Consulta online: Esta consulta se hace vía online, trabajamos a distancia mediante la aplicación Skype y todas las tareas e información extra serían enviadas a tu correo electrónico. Esta terapia tiene un coste de 30 euros. 

 

2. Consulta a domicilio: Este tipo de terapia se haría en tu propia casa, trabajaríamos de forma normal, en la que yo llevaría todo lo necesario para trabajar y haríamos las sesiones en tu residencia. El costo de esta terapia es de 35 euros. Los 5 euros adicionales son debido al desplazamiento hasta tu casa.

 

3. Consulta en gabinete: Esta es la terapia en el entorno más clásico, un despacho psicológico. Este despacho es rentado por horas a un gabinete que ya cuenta con habilitación sanitaria y que cubre todos los requisitos de un centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. El precio de esta terapia es de 40 euros por el alquiler del despacho. 

 

Como se puede observar la psicoterapia puede ofrecerse a precios accesibles y de buena calidad si el paciente conoce el porqué de estos precios.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon

Rodrigo Costal. Psicólogo General Sanitario.